Translate

10 de mayo de 2017

Informe: ¿Qué ideas nos ayudarían a pensar mejor?


La página web edge.org dio una clara, pero a la vez compleja consigna a varios pensadores y científicos. Se les pidió que reflexionaran qué ideas o conceptos nos ayudarían a pensar mejor. Dentro de más de trescientas respuestas, se destacan algunas que se desarrollarán a continuación.
Kevin Kelly, editor y autor, entiende que el fracaso es un método que ayuda a pensar mejor. Sugiere que a la hora de idear se deben tener en cuenta las posibilidades del fracaso y el triunfo a la vez. Una idea relacionada con intentar y fracasar es la de Roger Schank, quien explica que hay que clarificar el concepto de experimentar, ya que todos lo hacemos todo el tiempo, no sólo los científicos. Por ejemplo, cuando probamos una comida nueva, comenzamos a hacer una actividad nueva o cambiamos el orden de nuestros muebles. El psicólogo afirma que las cosas que ocurren pueden comprenderse mejor si se considera que cada aspecto de la vida es un experimento. El director del Centro de Neurobiología y Psiquiatría de la Universidad de California, Samuel Barandes, tiene una respuesta que puede relacionarse con las anteriores: aceptar que somos únicos como personas, pero ordinarios como seres humanos, puede enriquecer la experiencia a la hora de pensar y vivir. Al ser únicos como personas, los experimentos que hagamos en nuestra vida cotidiana van a ser pruebas diferentes para cada uno.
El autor Nicholas Carr sostiene que la información no es conocimiento, ya que este último se conecta con nuestra memoria a largo plazo: una vez que la información se aloja allí se convierte en saber. Informarse sobre las capacidades cerebrales para controlar el flujo de información diario, ayudaría a pensar de una manera más clara. Esto último se enlaza con la idea de Don Tapscott, un conocido escritor y empresario canadiense, quien explica que el cerebro es maleable, por lo tanto, plantea que se puede diseñar como se piensa, recuerda y comunica. Además, sugiere que en vez de llenarle la cabeza de datos a los chicos en los colegios, se les enseñe “gimnasia mental”.
Douglas Rushkoff afirma que mirar no es ver: el hecho de que podamos mirar, no significa que realmente estemos observando. Afirma que “si el concepto de que las tecnologías tienen sesgos (y nos imponen una determinada visión) se convirtiera en conocimiento común, podríamos entonces empezar realmente a usarlas consciente y deliberadamente”. Se debe comprender que las tecnologías nos limitan dentro de sus funciones y no son neutrales.
El científico Matt Ridley responde que la clave del éxito de los humanos no es la inteligencia individual, sino la colectiva. Esta idea se relaciona con la de los descubrimientos caleidoscópicos de Clifford Pickover, que se refiere a la simultaneidad en los conocimientos y hallazgos en el mundo. Da como ejemplo el caso de Charles Darwin y Alfred Wallace, dos naturalistas británicos que desarrollaron la Teoría de la Evolución al mismo tiempo en lugares diferentes, entre otros. Concluye con que si esto se enseñara en los colegios, se disfrutaría más el fruto del trabajo y no el haber ganado la carrera de la coincidencia.
En conclusión, todos coinciden en que debemos aprender más cosas para poder pensar mejor: nunca son suficientes las herramientas, los conceptos y conocimientos. Algunos enfocan su respuesta hacia la educación sobre instrumentos cognitivos y tecnológicos, como Rushkoff y Tapscott. Pero por otro lado, un grupo apunta a la prueba y el error, como Kelly y Schank. Por consiguiente, un poco de cada una de las ideas, sin duda, ayuda a tener las cosas claras en mente. El ser humano necesita un poco de todas estas respuestas, una combinación de estas, para poder pensar mejor.

1 comentario:

  1. Muy buen informe, Chiara. Qué bueno que te quedó el blog: ¡Me encanta Tarantino!

    ResponderEliminar