Translate

9 de octubre de 2016

El derrame en el Golfo de México: seguimiento periodístico.


El 20 de abril del año 2010, la plataforma Deepwater Horizon, que se encontraba perforando el pozo Macondo en el Golfo de México, explotó y se hundió, dos días después, junto a 2,5 millones de litros de petróleo. Es considerado el mayor derrame de la historia de EEUU, desde el de Exxon Valdez en Alaska del año 1989. En el hecho fallecieron 11 trabajadores de la empresa petrolera BP. La empresa estimó en su momento un derrame de 800.000 litros diarios de petróleo. Un mes después, en los informes, se confirmó que se derramaron en promedio 1,9 millones de litros diarios. Dos meses después del desastre, se conoció que en total se habían derramado, hasta el momento,  6,4 millones de litros de crudo, equivalentes a un desastre de Exxon Valdez cada 8 o 10 días. En julio del 2010, BP detuvo el derrame e inició pruebas de integridad, que al finalizarse darían paso a la instalación de dos pozos de alivio. En el informe de fallas de BP de septiembre, la empresa dijo que fueron muchas fallas las que causaron el derrame: mecánicas, malas decisiones humanas, problemas de diseño de ingeniería y dificultades operativas. Sin embargo, Transocean, empresa suiza operadora de la plataforma, argumentó que la falla principal fue el diseño de un pozo defectuoso por parte de BP. Para noviembre de ese mismo año, investigadores estadounidenses afirmaron que hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) se propagaron en las profundidades en un radio de 13 km. Estos químicos tóxicos causarían, según la investigación, muertes de animales y cáncer en los humanos a lo largo del tiempo. Además, se conoció que de los restos del petróleo se formó una especie de plancton de la cuál se alimentaron cangrejos, mejillones, almejas y camarones. Mas de un año después, en septiembre del 2011, un reporte de EEUU denunciaba culpable a BP de 21 de 35 causas directamente, y una culpa compartida en 8 de las 14 restantes, con Transocean y Halliburton, empresa responsable del sellado del pozo. Principalmente, se afirmaba que BP había ahorrado costos y esto había causado la explosión y el posterior derrame de la plataforma. A fines del 2012, BP se declaró culpable de 14 delitos, entre ellos: la muerte de los 11 trabajadores y de proceder contra las leyes ambientales locales. Un funcionario de alto rango de la empresa fue acusado de esconder información y mentir en la investigación. Se multó a BP por 4.500 millones de dólares, pago que podría concretarse entre 5 y 6 años. 
El desastre produjo consecuencias terribles para la fauna y flora de la zona. Los recursos hídricos tambien se ven afectados hasta el día de hoy y los daños son prácticamente irreversibles. 24 km2 recibieron imacto severo, mientras que, 148 km2 fueron impactados moderadamente. La actividad pesquera de la zona se vio paralizada durante muchísimo tiempo. Además, muchas especies animales que entonces estaban en peligro de extinción se vieron doblemente amenazadas. Los químicos utilizados por BP para diluir el crudo no son seguros para la fauna marina, ya que se acumulaba en sus tejidos. Los estados mas afectados fueron Louisiana, Mississippi, Florida y Alabama. 

1 comentario: