Translate

18 de agosto de 2014

Entrevista.

María Paula Corti, psicóloga.
Psicología adolescente.
Por Chiara Forti Dono
María Paula Corti es una psicóloga que ejerce en el distrito de Quilmes en un consultorio privado. Su consultorio, en el último piso de un edificio de la zona, es un ambiente muy cálido. En su mayoría, los pacientes de María Paula son adolescentes o preadolescentes. 

     ¿Cuáles son los problemas más frecuentes de los adolescentes que vienen a tratarse con vos?
     En general los adolescentes son acompañados por sus padres y los conflictos surgen en el vínculo, en la familia. Algunos quieren hablar de las cosas que les pasan pero más que nada es la familia la que viene a hacer la consulta, y después el chico se instala en un tratamiento o empezamos a tener algunas entrevistas de orientación. En la adolescencia, que es un momento de cambio, de crisis, donde se reacomodan un montón de cuestiones internas, aunque los chicos vengan con los padres, la mayoría de las veces los conflictos suceden contra ellos.
“LA ADOLESCENCIA ES UN MOMENTO DE CAMBIO, DE CRISIS, DONDE SE REACOMODAN UN MONTÓN DE CUESTIONES INTERNAS”
     El adolescente, generalmente, no habla con su familia de los problemas pero quizá sí con un amigo o directamente, se lo guarda, ¿cuál es el motivo, el "detonante", para que busquen a un psicólogo?
   Todo esto de la terapia o psicoterapia está muy difundido hace muchos años acá en Argentina. Como te dije de la consulta familiar, también lo que a veces pasa, es que el adolescente tiene amigos que van a hacer terapia y le cuentan, entonces les genera esta inquietud de que lo escuchen, lo ayuden o de tener un espacio propio en el que no esté su familia o su entorno diciéndole lo que tiene que hacer. Hoy día, la consulta es porque le plantean a sus padres que quieren hablar de cosas que les pasan que a veces son conflictos "muy comunes", normales de todo adolescente, pero que hay momentos de angustia, de decepción en él y necesita desplegarlo en un ámbito que no sea su familia. Y que quizá con los amigos ya probó, le dieron sus consejos y a veces eso solo no resulta. Lo que vivió el amigo o lo que le resulta a él, no le sucede al otro.
    Sí, el adolescente viene de la mano de querer cambiar la sociedad y esto de poder confrontar o querer diferenciarse siempre va de la mano de ello. Lo que pasa es que cada época toma características distintas, entonces, el adolescente siempre se encuentra con una realidad cultural que plantean los adultos y no les gusta. Para solucionar esto, busca la manera de armar algo propio. Hay chicos que lo plantean a partir del estudio, de querer saber para modificar y se meten en partidos políticos. Hay otros, a través del arte. Y otros que son los que están en el límite, que lo hacen a partir de la violencia, del enfrentamiento, de probar cosas nuevas, como la droga, cosas que transforman por momento su realidad pero que después generan cuestiones más difíciles como las adicciones.

     ¿Por qué es importante el apoyo de la familia en el tratamiento?
     Primero, porque el adolescente nunca puede hacerse cargo desde lo económico. Y después, porque el adulto siempre tiene que seguir haciéndose responsable de su crianza. Aunque, en la terapia, el secreto profesional debe ser manejado de una manera adecuada porque el adolescente confía y habla muchas cosas que le pide al terapeuta que no cuente a los padres. Este tema se conversa en las entrevistas de orientación a los padres. Se les explica que uno no es el terapeuta de los padres sino que se tienen entrevistas para poder ayudar a su hijo. También, dentro de lo que serían las pautas de trabajo para el tratamiento, uno le tiene que avisar al chico que va a guardar secreto profesional en la medida que no aparezca ninguna situación que ponga en riesgo su propia vida o una situación difícil de sostener. Este es un punto delicado, pero todo lo que uno haga, va a estar a favor de ella o él mismo en relación a que pueda tener una mejor calidad de vida.

     ¿Cuál fue uno de los casos más difíciles que te ha tocado?
    Me acuerdo de un muchacho que no atendí mucho tiempo porque me lo habían derivado y que, justamente, tuve una relación de riesgo social porque este chico estaba implicado en la cuestión droga y también en la delictiva: pasaba por un supermercado y ya lo había robado dos veces. Pero, también estaba dentro del ámbito judicial. Yo tuve algunas entrevistas, pero como trabajo en un consultorio, es decir, de manera ambulatoria, tuve que hacer una derivación porque se necesitaba otro tipo de estructura, donde no sólo está el apoyo psicoterapéutico sino que, también, este chico necesitaba medicación de un psiquiatra. Hay determinados síntomas o patologías que uno puede diagnosticar, pero uno no siempre puede tomar el tratamiento cuando trabaja en un ámbito más privado.

1 comentario:

  1. Muy bien, Chiara. ¿Qué pasó con el archivo de audio? Agregar...

    ResponderEliminar